Inicio » Blog » El color de las botellas de vino

El color de las botellas de vino

El color de las botellas de vino

El color de las botellas de vino

El desarrollo de un vino es un proceso delicadísimo, un auténtico arte donde encontramos muchísima ciencia (y para eso existen los enólogos). Pero no vamos a entrar en este complicado tema, al menos por ahora. Sin embargo, sí vamos a hablar de por qué una botella de color es mejor que una blanca. El vidrio transparente no filtra más que un pequeño porcentaje de la luz.

El color verde, por el contrario, es capaz de filtrar entre el 30 y el 60% de la radiación. El mejor color, sin duda, es el ámbar, que atrapa casi el 90%. Por eso las botellas de cristal esmerilado ambarino de los laboratorios son de este color, para proteger los compuestos químicos que guardan. La luz del sol es muy energética. Los rayos que nos llegan están formados por un espectro, como un abanico, enorme de radiación. Algunas partes de este espectro ni siquiera las podemos ver (como la luz ultravioleta para la que usamos cremas solares o la infrarroja, muy poco energética). La energía que transporta es capaz de desestabilizar los compuestos químicos contra los que chocan, por lo que reaccionan y se convierten en otra cosa.

Colocar un vidrio coloreado permite que las moléculas que dan el color “absorban” esa energía, de manera que protege el interior del recipiente.

El color de las botellas de vino no es la única medida de protección que se emplea. Éstas han de ser mimadas in extremis para conservar el máximo tiempo el olor, sabor y textura. Los vinos son bebidas fermentadas que permanecen “vivas” y siguen variando con el tiempo, lo que se denomina evolución en la jerga. Por eso, al bodeguero le interesa saber que lo que está vendiendo es un producto controlado y que no te encontrarás con sorpresas desagradables al beber el vino un par de meses después (o un año, o después de 5 años) de haberlo comprado. Por todo ello, las botellas, además, tienen su fondo convexo, lo que ayuda a distribuir la presión del gas en los espumosos, evita que el poso enturbie el vino además de darle mayor estabilidad a la botella.
Los vinos son pequeñas obras de arte, muy cuidadas y mimadas, tanto por sus creadores como por sus aficionados. Y no es de extrañar. Más allá de los mitos, precios y demás, el vino es una sustancia compleja y delicada, con muchos secretos y detalles que bien merece la pena disfrutar. Independientemente del color de su botella.

Volver a la página anterior